Jefe o líder: la batalla interminable entre poder y liderazgo

A menudo caemos en el error de pensar que un jefe también es un líder. Sin embargo, las características y cualidades de ambas figuras suelen ser bastante dispares, entre otras cosas porque no tienen las mismas prioridades y no siempre se tiene en cuenta al equipo de trabajo. Si no quieres confundir estos dos términos a continuación te explicamos cuáles son las principales características de cada uno de ellos para que después puedas sacar tus propias conclusiones. Qué prefieres ser, ¿líder o jefe?

Las condiciones de líder

Aunque en muchas ocasiones el papel de líder lo suele tomar el jefe, es cierto que un líder siempre se va a parar para enseñar a su equipo. Esto quiere decir que en todo momento busca fórmulas para que sus empleados trabajen de la mejor forma posible. Así mismo, escucha las opiniones de los miembros del equipo, las tiene en cuenta y actúa en consecuencia porque sabe que un buen ambiente de trabajo es fundamental para ser productivo. En este contexto también tiene una gran importancia la motivación. Un líder impulsa a sus trabajadores para que sigan creciendo dentro de la empresa y ayuda a su equipo a seguir mejorando tanto de forma individual como grupal.

Por supuesto, un buen líder colabora con los demás. No se coloca en la cima de la pirámide, es uno más a la hora de trabajar, aunque luego tenga que tomar decisiones importantes. Sabe que los empleados son personas y que también necesitan un respiro, así que las anima a coger vacaciones, algunos días libres o pasar tiempo con la familia para que se encuentren mucho más cómodos. El líder suele preguntar cada cierto tiempo al equipo cómo va el trabajo, qué es lo que falla y lo que hace falta para crear un plan de mejora en todos estos aspectos.

Finalmente, hay que decir que el buen líder es aquel que se preocupa porque todo el equipo trabaje por un objetivo común y al unísono. Como decía John F. Kennedy “liderazgo y aprendizaje son indispensables el uno para el otro”.

¿Cómo es un jefe?

A diferencia del líder, el jefe parte de una premisa basada en que él siempre va a llevar la razón. La prioridad para esta persona es el trabajo, independientemente de las horas que el equipo tenga que estar en la oficina. Quiere alcanzar sus objetivos a toda costa, a cualquier precio y a menudo no es consciente de que estos objetivos suelen ser inalcanzables.

El jefe siempre está atento a todo lo que ocurre en la empresa, escucha lo que dice su equipo y también mira todo lo que hacen, sin embargo no hace nada por mejorarlo. Simplemente se limita a dar órdenes y, en el caso de que el trabajo no salga como esperaba, puede echar reprimendas y no valorar el esfuerzo que ha llevado a cabo su equipo.

Es una figura que puede resultar agobiante teniendo en cuenta que cree que puede estar en contacto con sus trabajadores a cualquier hora, día o momento. Y además, un jefe no suele preocuparse por ciertas situaciones. Él manda un trabajo, dice la fecha que hay que entregarlo y se desentiende hasta que llega ese día. Como ves, jefe y líder son dos papeles distintos… ¿qué rol adoptarías tú en tu empresa?

Jefe o líder: la batalla interminable entre poder y liderazgo


Infografía ofrecida por Wrike – Software Para Manejo De Proyectos

Compartir en Google Plus

Acerca de Admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios