Cámara del teléfono, ¿el enemigo en casa ?

webcam


Práctica a la hora de hacer fotos o vídeos para que siempre la llevamos encima, la cámara de nuestro móvil también puede actuar de espía en contra nuestra.

Habéis visto alguna vez a alguien que tapa la webcam de su portátil o del monitor de su sobremesa con esparadrapo? es algo cada vez más frecuente, una práctica que llevan a cabo hasta un tercio de los internautas españoles, según Kaspersky Lab. ¿Por qué? Muy sencillo: porque saben que esta cámara puede servir también para espiarlos.

Es posible para un cibercriminal que se haya introducido sin ser detectado en nuestro ordenador, activar la cámara web de este sin que nadie se dé cuenta (y, por tanto, sin activar el LED de aviso que suele acompañar a la cámara), y ver o grabar lo que ocurre a su alrededor.

Esto mismo también es posible en un teléfono móvil o una tableta, aunque de ello los usuarios son menos conscientes y sólo un 5% toma medidas preventivas al respecto, nuevamente según cifras proporcionadas por Kaspersky Lab.

Tapar físicamente la cámara es la medida más inmediata y más lógica que se le ocurre a la mayoría de las personas, ya sea -como he indicado antes- a través de un post-it, de un esparadrapo o de otro método más sofisticado o más improvisado.

La instalación de software de seguridad es otra pauta que, evidentemente, también recomiendan desde Kaspersky.

Para que nos hagamos una idea de las posibilidades que el espionaje a través de webcam brinda a los cibercriminales, el año pasado fue capturado en Estados Unidos un ciberdelincuente que hacía chantaje a la miss teen Cassidy Wolf con fotografías comprometedoras que había obtenido por este método. Al registrar las pertenencias de este delincuente, la policía encontró pruebas de que la joven no era su única víctima, si no simplemente la más conocida, y que había sido extorsionando más personas.

A pesar de que pensamos que nuestra vida privada no puede tener nada de interés para un chantajista, la simple exposición de nuestra intimidad (como, por ejemplo, fotos de desnudez) en nuestra comunidad, puede ser el motor que impulse a la satisfacción del pago de pequeñas cantidades que, sumadas en varias entregas y víctimas, pueden conformar un modus vivendi para estos execrables individuos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios